Fiesta de la Divina Misericordia se celebra por 28 años consecutivos en Turrialba

“Jesús en ti confío”

Con gran fervor religioso más de 1000 feligreses, de la Parroquia San Buenaventura de Turrialba, se congregaron, el pasado 8 de abril, con el propósito de celebrar la devoción a la Divina Misericordia de Jesús.

La devoción a la Divina Misericordia fue “dictada” por el mismo Jesús Misericordioso a Santa Faustina Koswalska, plasmada en un diario de 600 páginas, por ella, quien solamente tenía tres años de escolaridad.

La tarea fundamental de Sor Faustina, fue transmitir a la Iglesia y al mundo el mensaje de la Misericordia, acerca del amor misericordioso de Dios para cada persona, llamando a confiar a Dios la vida y amar activamente al prójimo.

Jesús le mostró a la Santa, cuán profunda es su misericordia y comunicó las nuevas formas de culto: la imagen con la inscripción “Jesús, en Ti confío”, la Fiesta de la Misericordia, la Coronilla a la Divina Misericordia y la oración en la hora de su agonía en la cruz (3 de la tarde) llamada la Hora de la Misericordia.

Puertas de la misericordia abiertas de par en par

Entre las 17 revelaciones que hizo Jesús a Santa Faustina está la que se relaciona con la Fiesta de la Divina Misericordia, en ese sentido dice: “Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea un refugio para todas las almas y especialmente para los pobres pecadores. En ese día se abren las profundidades de mi misericordia”. (Diario, 699).

Basada en esta petición y a la fe que se acrecienta cada día más, un grupo de 7 mujeres implementaron la Fiesta de la Divina Misericordia en Turrialba, en 1990, inclusive 10 años antes de que fuera oficialmente decretada por San Juan Pablo Il en el 2000.  La festividad se realiza el segundo domingo después de la Pascua.

Con los años la devoción se acrecentó de tal manera que se formó el Ministerio de la Divina Misericordia de la Parroquia San Buenaventura, constituido por 17 mujeres, que promueven obras corporales y materiales de misericordia, participan una vez por mes en la Hora Santa, se forman en temas espirituales y trabajan en propagación de la devoción, mediante visitas a ermitas y casas de habitación y planifican la fiesta.

En días anteriores a la fecha, este grupo se amplía, con la ayuda de cantidad de voluntarios, que ofrecen sus fuerzas y su tiempo, para que la gran Fiesta a Jesús Misericordioso sea como se merece el Rey de Reyes.

¡Júbilo porque llegó el día!

Desde las 12:30 del día, las integrantes del Ministerio de la Divina Misericordia de Turrialba, al finalizar la misa de 11 de la mañana, presurosas se dirigen a iniciar el tiempo de oración, alabanza y se hace la exposición del Santísimo.

A las 3 de la tarde, la parroquia se colma de fieles, muchos no encuentran donde sentarse y permanecen de pie para cantar la coronilla de la Divina Misericordia.  A esa hora, un coro de casi 1000 voces, responden sus decenas, al unísono.

Posteriormente, a las 4 p.m. se realiza la misa solemne, presidida, durante los últimos años, por Monseñor José Francisco Ulloa, con la participación del cura párroco Minor Marín y el equipo parroquial.  Finalizada la eucaristía, la imagen de Jesús de la Divina Misericordia recorre el centro de Turrialba.

La celebración de la Fiesta de la Divina Misericordia “es una bendición para nuestra comunidad, está devoción que hace algunos no era muy conocida, ni aceptada por la Iglesia, nació en Turrialba hace 28 años.   De nuestra experiencia se propagó hacia muchas comunidades del cantón y en Juan Viñas, cantón de Jiménez (primera comunidad en celebrarla con el apoyo de Turrialba)“, manifestó Xennia Montero, coordinadora del Ministerio de la Divina Misericordia.

“El significado es patente, conocemos testimonios sobre los favores que han recibido sus fieles devotos”, puntualizó

 

Escrito por: Xinia Aguilar 

Compartir
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *