Equipo de Kerigma

Reseña histórica

En el mes de julio del año 2009 se llevó a cabo en la Diócesis de Cartago la primera Asamblea Diocesana Pastoral, la cual tenía la responsabilidad de reflexionar acerca de la realidad de la Diócesis y obtener los elementos necesarios para la elaboración  de su primer Plan Diocesano de Pastoral.

Dentro del marco doctrinal del Plan Diocesano de Pastoral, se destaca el tipo de Iglesia que se quiere, es decir una iglesia kerigmática, en la que se ofrezca un encuentro personal con Cristo, que lleve a una conversión personal. Para que la Iglesia sea kerigmática hay que elaborar un proyecto pastoral que mediante un proceso temático se brinde formación en esta línea, con el objetivo de que los agentes de pastoral se conviertan en discípulos misioneros, según el documento de Aparecida.

En el año 2011, Monseñor Francisco Ulloa, solicita al clero dar inicio en cada una de las parroquias al proceso de kerigma y es así como el Padre Melvin Mora, quien en ese momento era el cura párroco de San Buenaventura de Turrialba y su equipo de trabajo decidieron convocar a un grupo de 12 laicos comprometidos para explicar el proyecto y pedir su apoyo para poder dar inicio al proceso en mención.

El equipo de kerigma quedó integrado de la siguiente manera: Luz Marina Lobo, Nidia Quirós Fernández, Juan Manuel Cedeño M, Cristina Fonseca, Lucia Rivera, Rafael Cisneros, Orlando Salazar, Juan Carlos Martínez, Haydée Fernández Ureña, Luiza Rusemhack, Enriqueta Mora y Vilma Mora Jiménez.

El proceso de formación  de discípulos misioneros se lleva a cabo por etapas o momentos: El primero es el Tiempo Kerigmático que comprende un retiro y un tiempo de profundización, el segundo el Tiempo de Discipulado,  el tercero Tiempo de Comunión y por último el Tiempo de Misión.

 

El caminar del Equipo de Kerigma

Lo primero que le correspondió al equipo fue asistir a un retiro kerigmático preparado por  una comisión integrada a nivel diocesano y responsables de todo este proceso, el cual se realizó en la Parroquia de Pejivalle. En este retiro participaron los equipos de las parroquias de la vicaría de Turrialba con el objetivo de sensibilizarnos y, a la vez, iniciar cada equipo en sus parroquias el compromiso asignado.

Posteriormente vino un tiempo de reuniones a nivel parroquial  entre  los sacerdotes de la parroquia y el Equipo de Kerigma para prepararse y coordinar todas las acciones que debían asumirse para arrancar con el proceso.

Para  el año 2012,  se preparó el retiro propio de la parroquia San Buenaventura de Turrialba, con el cual se dio inició al trabajo de kerigma la parroquia. El retiro se realizó en la ermita de San Juan Norte y asistieron aproximadamente 392 personas, en su gran mayoría de nuestra parroquia y algunas personas de otras parroquias, lo cual se consideró todo un éxito gracias a la presencia del Espíritu Santo en todo el proceso de preparación y al trabajo coordinado entre los sacerdotes y el Equipo de Kerigma.

Posteriormente, se realizó otro retiro kerigmático y se contó con la presencia de 35 personas aproximadamente, asimismo, se realizaron dos  procesos de profundización para nivelar a todas las personas y poder así formar un solo grupo de kerigma. En esta etapa de profundización ya no llegaron el total de personas que hicieron el retiro kerigmático, pero los que permanecieron firmes lograron concluir todo el proceso de cinco años de formación, desde el 2012 al 2016,  porque luego cumplieron con recibir toda la formación correspondiente a cada etapa, asistiendo un domingo al mes, en algunos momentos las jornadas eran de medio día y otras como los talleres se extendían hasta las 3:00p.m. o 4:00p.m.

El Equipo de kerigma, también asumió la responsabilidad de asistir a las reuniones vicariales de formación donde se nos iba instruyendo en la manera en que se debía de llevar a cabo el proceso, se les capacitó en temas propios del material que a nivel diocesano se elaboraron para la formación de los discípulos misioneros. A estas reuniones asistían una vez al mes, los segundos sábados de cada mes y en la actualidad se mantienen cada dos meses.

En el año 2015,  como fruto del proceso se integran, según la sectorización de la parroquia, las pequeñas comunidades con el objetivo fundamental de reunirse una vez por semana en sus comunidades para reflexionar la Palabra de Dios y estudiar documentos del Magisterio de la Iglesia, así como dar testimonio de  fe en sus comunidades. Se inició con un total de 18 pequeñas comunidades ubicadas en : Azul, El Repasto, El Mora, Cedros, Recope, Nuevos Horizontes, Carmen Lyra, El Coyol Campabadal, Las Américas, Clorito Picado, La Susanita, El Recreo. San Juan Norte, San Juan Sur, Nochebuena,  barrios del centro, y barrios del Norte. A la fecha permanecen un total de 16 pequeñas comunidades. A estas asisten las personas que llevaron el proceso de kerigma.

Durante los dos últimos años el Equipo de kerigma asumió la responsabilidad de llevar a cabo  retiros kerigmáticos en tiempos especiales del calendario litúrgico como son: Cuaresma, Pentecostés, Misiones y Adviento con la finalidad de que todas las personas de los grupos, movimientos, pastorales y muy especialmente personas de la comunidad que no están integrados a grupos tengan también la oportunidad de formarse y acrecentar su espiritualidad. Además, en el año 2016, se desarrollaron temas relacionados con el proceso en comunidades como: Azul, Carmen Lyra, La Isabel, Florencia y Murcia

En el año 2016 el Equipo trabajó fuertemente en lo propio de la Etapa de Misión para preparar adecuadamente a los discípulos misioneros para cumplir con lo que la Iglesia pide, el evangelizar a las personas asistiendo a sus casas a proclamar la Buena Nueva de la salvación.

Hoy esos discípulos han podido llevar a cabo dos visiteos, uno  al finalizar el año 2016 en el barrio San Rafael y otro en el mes de junio del 2017 en el barrio Campabadal y se preparan  para realizar uno más en este año.

En la actualidad se ha iniciado el tercer proceso Kerigmático para dar la oportunidad a otras personas que quieran en un futuro ser discípulos misioneros y para lograrlo se ha integrado un grupo de apoyo entre las personas que realizaron todo el proceso que la Diócesis propuso.

 

Actividades que realiza en la actualidad el Equipo de Kerigma

  • Reuniones mensuales para planificar, coordinar y evaluar las actividades de trabajo anual.
  • Brindar formación a los coordinadores de las pequeñas comunidades.
  • Encuentros con los discípulos misioneros.
  •  Asistir a las reuniones vicariales de kerigma,
  • Coordinar con el nuevo grupo de apoyo el Tercer proceso kerigmático.
  • Elaborar el material de las formaciones de cada encuentro.
  • Preparar el material que estudian las pequeñas comunidades semanalmente.
  • Organizar los procesos evangelizadores  que realizarán los discípulos misioneros.
  • Asistir a actividades diocesanas cuando la Diócesis de Cartago lo solicita.
  • Brindar el apoyo en las actividades que la Parroquia San Buenaventura necesite de la colaboración

 

 

 

 

Compartir
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter