Halloween: Tres datos que todo cristiano debe saber.


Ampliamente conocido y discutido vendría siendo la forma en que nace esta “celebración”; sin querer entrar en componendas simplemente algunos puntos desde la concepción cristiana que serían importantes tener en cuenta a la hora de acercarse a estas concepciones o formas de celebrar:

1. En la boca de los niños, Dios mismo pone a una alabanza, según la indicación del salmista en el Antiguo Testamento (Sal 8,2) y en el N.T. Jesús nos habla de cuidar su inocencia y nunca ser objeto de maltrato hacia la inocencia de los niños o los más pequeños además de dejar que los niños se acerquen a Él (Cfr. Mateo 19,13-15; Lc 17, 1-6). Nunca de la voz de la inocencia con la que Dios mismo se identifica puede ser proferida una amenaza o un daño.
2. No sería justificable de ninguna manera el causar daño a propiedades ajenas ni causar destrozos a las demás personas, ante todo está el mandato del amor, según el mismo Señor nos lo manda en Mt. 22, 37-40
3. Con respecto a los disfraces especialmente de figuras demoniacas o relacionadas con el mal, ¿no habría una implantación progresiva de que el mal es solo una caricatura, una fantasía, un mundo irreal que no tiene nada que ver con nuestro mundo y que no nos afectan? Es fe de la Iglesia creer no que el poder del mal tiene la última y definitiva palabra, ni tampoco que haya sido querido por Dios, pero que existe como una desvirtuación del bien y de la liberad dada por Dios a sus creaturas. (Catecismo de la Iglesia Católica nn. 311-312-324)

Teniendo presente estos elementos, y según el grado de consciencia de cada quien por su participación en la fe, sea capaz de decidir si coincide con sus convicciones y elecciones concretas el celebrar o no esta así llamada “fiesta de halloween” y si es compatible con el rostro de Dios que se le ha revelado. 

Compartir
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
noviembre 19, 2019

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *